iPhone 3G: 3 cosas que SÍ es y 3 que NO es (I)

29 Julio, 2008 por jesuse

iphone3g_trio.jpg

(Casi) Todo el mundo sabe qué es un iPhone… ¿o igual no? El caso es que la publicidad habla de un gran teléfono que se conecta a Internet por 3G, que si es un iPod, que si es un aparato con GPS, etc.

Pero ¿qué oferta al usuario para que quiera pagar una pasta (y hasta pasarse a Movistar)? ¿Qué es lo que tiene de verdad para cambiar tu forma de ver la telefonía? ¿Es para ti, o para mí? Para estas y otras preguntas daremos información en esta serie de posts sobre el cacharrillo que ha prometido revolucionar el mundo de los móviles…



Primera cosa que SÍ es: un gran teléfono.


Vale, cualquier teléfono hace las cosas que voy a decir. Pero no las hace tan accesibles, ni tan fáciles, y al final, acabas por no usarlas o no sacarles todo el partido, porque es un “rollo patatero” utilizarlas.


SMS con teclado. El iPhone no tiene teclado, pero tiene un sistema táctil poniéndote en pantalla un teclado virtual casi como el del ordenador. Cuesta un pelín acostumbrarse, pero hay una serie de trucos buenísimos en el manual (descárguese online desde aquí).

Nunca me gustó escribir SMS, por la total antiergonomía del asunto. Con diez teclas escribir correctamente (me cuesta poner abreviaturas y escribir “mal”) es una pesadilla. Al final recurría a usar el ordenador de intermediario para enviarlos, o simplemente no los empleaba. Comparado con enviar un email, el tema de los SMS tradicionalmente ha sido una castaña pilonga. O era. Con el iPhone, tecleas como cuando mandas un email. Y las conversaciones (SMS de ida y vuelta entre dos personas) aparecen como si fuera un chat de Messenger, y se pueden seguir fácilmente. Por fin los SMS los puede utilizar cualquiera y no sólo los iniciados al lenguaje. Y si dices, “yo con los SMS voy como una bala”, con este sistema puedes ir aún más rápido y ganarás mas tiempo todavía…

sms_iphone.gif
Mandar y seguir hilos de mensajes SMS
con el iPhone: una delicia


El buzón de voz visual. Otra cosa que en un teléfono cualquiera es una tortura. Que si llamas al buzón, que si pulse tal para escuchar su mensaje, que si pulse cual para borrarlo, que si pulse el otro para repetir… buf. Ahora vas pulsando teclas en pantalla, y escuchar tus mensajes es elegir en una lista y pulsar un “botón”. Los mensajes se ven y se pueden rebobinar y volver a escuchar de manera totalmente gráfica. Alucinante. Cambiará tu forma de relacionarte con el buzón de voz, que se convertirá en una herramienta útil y no en una forma recalcitrante de hacerte perder el tiempo.

buzonvoz_iphone.png
Tu buzón de voz ahora es visual:
¡adiós al “pulse 1 para escuchar…”!


Los auriculares. Cuando te llaman, si estás escuchando música por ellos, te avisa. Con un botoncito oculto en la parte cercana a los cascos, puedes contestar, y como tienen micrófono para hablar, hablas a la vez que escuchas por auriculares la llamada. Al colgar, con el mismo botoncito, la música automáticamente entra con un fundido y sigues con lo tuyo. Uno de esos detallitos que hacen delicioso el uso como teléfono. Pero como ese tiene muchos.

Otros grandes detalles. Hay más cosas que no detallo porque no las uso mucho, pero poner llamadas en espera y hacer conferencias es ahora más sencillo que nunca. Jamás te plantearías hacerlo en un móvil convencional porque es un lío de narices. En el iPhone es todo visual, así que la próxima vez que me llame una persona cuando esté atendiendo otra llamada, seguro que sí lo voy a emplear, porque está chupado gestionar las llamadas que vas recibiendo.


Primera cosa que NO es: una gran PDA.


Bueno, no es que el iPhone pretenda venderse como una agenda portátil. Ni lo venden ni llega a serlo. Pero para los que en su época utilizamos una Palm o similar, las carencias del iPhone se nos antojan difíciles de entender. Ya, ya sé que las PDA pasaron de moda. Pero aún hay gente que necesitamos llevar registro de lo que hacemos o tenemos que hacer de manera portátil. Y en esto probablemente es en lo que más falla el teléfono maravilloso de Apple.

No hay listas de tareas. “¿Cómoooorr?”. Pero si en mi aplicación iCal en el Mac las tengo, ¿qué hace con ellas, se las come? Pues sí señor, se las debe de merendar, porque no aparecen en ningún lado. Lo peor del caso, es que tiene poco y mal arreglo, porque a las aplicaciones de terceros, que admite ahora con la AppStore integrada, no les permite Apple sincronizar información de sus programas. Blufff. Bueno, a buscar soluciones de terceros, como Evernote, que no está nada mal, pero señores, ¿tan difícil era poner las dichosas tareas en el iPhone?

No hay búsquedas integrales. La Palm siempre fue maravillosa porque buscabas y te daba resultados de los contactos, calendarios, tareas y notas. En los contactos del iPhone puedes buscar, vale. En los calendarios, emails y demás, olvídate. Y como no hay tareas, pues como que tampoco. ¿Que le pasó a Apple, inventora de Spotlight, gran tecnología de búsqueda en los Mac? Que se olvidó de poner unas búsquedas como Dios manda en el iPhone, simplemente.

iphone_calendario.jpg
Sí, hay calendarios, pero…
¿qué han hecho con mis tareas?
Y, ¿cómo busco dentro de ellos?


Sincronización deficiente. Con el ordenador se sincroniza, que es fantástico. Te llevas tus contactos, tus cuentas de correo, tus calendarios (sin tareas), tus favoritos del navegador Safari, hasta contactos de Google o Yahoo. Pero ¿y las notas? Tampoco viajan del iPhone hasta el ordenador, vaya. Y le he pillado algunos fallos de sincronización inexplicables, que parece que le da a veces por no llevarte una lista de reproducción entera cuando le has dicho que sí, y otras cosillas. Así que en este apartado se lleva una pequeña reprimenda también…

Otros problemas. Aunque te avisa de los eventos de calendario, el modo de aviso no es más que una pequeña alarma, que no tiene un “avísame dentro de otros cinco minutos”. El correo electrónico es el complemento que tiene que suplir las distintas carencias que hemos citado, como la integración de notas o tareas, lo cual no es tan ideal como un sistema propio para ello. Ah, y tampoco hay “copia y pega” de texto. Aunque claro, con fallos mucho más gordos, no es en lo primero que te fijas, pero es otro déficit para quien necesite una PDA.

iphone_email.jpg
El correo electrónico es la única forma disponible de serie
para enviar archivos y verlos en el dispositivo.


Y pasar ficheros para visualizarlos sólo se puede hacer por email (eso sí, lee formatos Word, Excel, Powerpoint, PDFs ligeros, y formatos de iWork), salvo que le instales el FileMagnet que cuesta 5 dólares. Y no estamos hablando de editar ficheros, sólo de poder verlos y transferirlos.


En nuestro próximo artículo de la serie (ya disponible en este link) nos centraremos en otro par de características del iPhone, a saber:SÍ es un gran iPod, y NO es el “todo-en-uno” definitivo.

Publicado en Mundo Apple, Tecnología |

Pon tu comentario

Nota: La moderación de comentarios está activada y puede retrasar algo su aparición. Pero NO es necesario que reenvies el comentario.